Te sientas junto a mi a dibujar el silencio al que nos escapamos a soñar, dueños de lo efímero, cómplices de la calma, la prisa y la espera.

Los latidos nos delatan y nos dan la certeza de estar vivos.

Los latidos